jueves, 13 de febrero de 2014

Euromillones cumple 10 años


Euromillones, una lotería europea lanzada hace 10 años en nueve países, ha cuadruplicado sus ingresos en este periodo convirtiéndose en un fenómeno social con botes que pueden alcanzar hasta los 190 millones de euros.

"En este 'Airbus de la suerte', los tres países fundadores, Gran Bretaña, España y Francia, tienen poderes importantes para definir las reglas pero cada lotería aporta su granito al funcionamiento de Euromillones", explica a la AFP Christophe Blanchard-Dignac, director de la compañía de loterías francesa, la Française des Jeux (FDJ), desde hace 13 años.

Así, Camelot, la lotería privada en Gran Bretaña, y Loterías y Apuestas del Estado, la española, garantizan el cálculo de los ingresos. La FDJ es responsable de los dos sorteos semanales. En Bélgica se creó una empresa cooperativa sin fines de lucro y en Londres, un trust para garantizar las ganancias.

Los tres países, cuenta Blanchard-Dignac, crearon Euromillones en menos de dos años: "el idioma de trabajo era el español y hubo que prever un juego con tres monedas, el euro para siete países, la libra para Gran Bretaña y el franco suizo para las dos loterías helvéticas".

"Aunque, lo más difícil, dice, fue ponerse de acuerdo con los británicos sobre el día del primer sorteo, un viernes 13, una fecha que da mala suerte" en Gran Bretaña.

Finalmente, el primer sorteo se realizó el viernes 13 de febrero de 2004. Rápidamente, el éxito llegó. El primer ganador del bote (15 millones de euros) fue un francés. Rápidamente, los tres países agotaron los fondos de reserva ya que se sucedían los acertantes.

"Cuando se incorporaron los otros seis países, ocho meses después, los recibimos con alivio", dice el presidente de la sociedad francesa de juegos.

La incorporación de Luxemburgo, Bélgica, Portugal, Irlanda, Austria y Suiza contribuyó a incrementar los ingresos de Euromillones, que representan entre el 10% y 60% del volumen de negocio de las loterías que participan. Así, Portugal, donde 80% de los portugueses han comprado al menos una vez un billete de Euromillones en los puntos de venta de los Jogos Santa Casa, este juego paneuropeo representa el 60% de los ingresos de la lotería.

En diez años, Euromillones ha dado diez botes de 130 a 190 millones de euros, el equivalente a varias toneladas de oro. Estos botes atraen hasta dos veces más jugadores que uno de 15 millones de euros.

Con una apuesta mínima de dos euros -salvo en Francia (2,5 euros con un juego adicional), cada jugador tiene una probabilidad de cada 116.531.800 millones de acertar los siete números necesarios para ganar el bote.

Así, los británicos, que desprecian los botes pequeños, se precipitan cuando hay más de 100 millones de euros. Es lo que les ocurrió a Adrian y Gillian Bayford, una pareja de Suffolk (Inglaterra) que ganaron la suma récord de 190 millones el 10 de agosto de 2012.

Estos dos ganadores, al igual que una pareja de escoceses, Colin y Chris Weir, que se llevaron el bote de 185 millones el 12 de julio de 2011, o Dolores McNamara del condado de Limerick (Irlanda), que ganó 115 millones el 29 de julio de 2005, aceptaron mostrarse ante las cámaras.

Pero son excepciones. En los otros países, la regla es el anonimato, los nuevos ricos como mucho aceptan que se diga el nombre de la localidad donde fue comprado el billete ganador.

Anónimos, también, los 30 habitantes de Mouscron (Bélgica) que creyeron haber ganado 27 millones de euros en diciembre de 2006 hasta que se enteraron de que la persona responsable de validar el billete no lo había hecho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario